Diferencias Culturales en Bogota entre el Norte y el Sur

Tour-de-Ciudad-CityTour-Bogota-FullDayBogota-DayTourBogota.jpg



PESE AL AUMENTO DEL GASTO SOCIAL en los últimos seis años, Bogotá es hoy una ciudad donde la brecha entre ricos y pobres ha crecido. Las diferencias entre el norte y el sur de la ciudad no son sólo en la riqueza o el ingreso de los ciudadanos, sino también en la calidad de los bienes públicos y de los espacios urbanos.



objetivo general


  • logar identificar las características mas diferenciales entre norte y sur de bogota, para buscar una posible solución a la gran desigualdad que se presenta en la capital de Colombia

objetivos específicos



    • investigar las condiciones de vida de las poblaciones tanto en el sur como en el norte de bogota
    • escojer dos representantes uno del norte y uno del sur para simplificar la búsqueda de desigualdades
    • plantear una posible solución a las problemáticas de desigualdad que se presentan en la ciudad.

Bogotá, capital de la República de Colombia, fue fundada el 6 de agosto de 1538 por Gonzalo Jiménez de Quesada. Hoy cuenta con 6’865.997 habitantes, una extensión urbana aproximada de 35 kilómetros cuadrados y se ubica al oriente de la Sabana de Bogotá a una altura de 2.630 metros sobre el nivel del mar.



La ciudad está dividida en cuatro zonas: Centro, Norte, Sur y Occidente. En la zona centro, que va de la calle 5 a la 34 entre las carreras 1 y 14, está la Universidad de los Andes exactamente en la parte centro-oriental donde están los cerros Monserrate y Guadalupe.

external image IMAGEN-2027906-1.gif

Estos dos accidentes geográficos, sirven de referencia para ubicarse en la ciudad, caracterizada por tener sus calles perpendiculares a los cerros (oriente-occidente), mientras que las carreras son paralelas a estos (sur-norte).
En la zona centro están además las principales dependencias político-administrativas de Bogotá y Colombia, así como sitios de interés cultural e histórico. La zona norte combina edificaciones residenciales y comerciales, que albergan entidades financieras y centros comerciales. La zona sur es industrial y residencial. Y en la zona occidental hay entidades estatales, zonas residenciales e industriales, así como el Aeropuerto Internacional El Dorado y la Terminal de Transportes (terrestre).

LA NATURALEZA NO DISTINGUE LAS DIFERENCIAS
Al sur y norte de Bogotá se sufre por el invierno

Decenas de familias tuvieron que abandonar sus casas en el sur de la ciudad por el inminente riesgo de un deslizamiento de tierra. En Chía se mantienen los problemas y los trancones por las inundaciones y a lo largo de la sabana de Bogotá se cuentan más de 28 000 hectáreas estropeadas y 20 000 damnificados.



Los Seis Estratos Sociales en Bogotá manifiestan para la Alcaldía Mayor, el Concejo de Bogotá, El Catastro y La Secretaria de Hacienda Homogéneamente las Condiciones Físicas de las Viviendas y el Entorno, pero esconden la Desigualdad Socioeconómica de las Personas en Renta, Riqueza e Ingresos en los Valores Catastrales.


- Estrato 1
- Estrato 2
- Estrato 3
- Estrato 4
- Estrato 5
- Estrato 6

Desigualdades Sociales en Bogotá, que no cuentan para la Alcaldía Mayor de Bogotá, el Concejo de Bogotá, la Secretaria de Hacienda Distrital y la Unidad Administrativa Especial de Catastro Distrital.

I- 2003. El 10% de los hogares más pobres percibía el 1.4% del ingreso. El 10% de los hogares másricos percibía el 39.7%.
II- El ingreso promedio del 10% de hogares másricos es 25 veces superior al 10% de los hogares pobres.
III- La principal fuente de ingresos en los hogares esta representado en un 79% por ingresos laborales. No tener trabajo laboral genera efectos perversos y desastrosos en la capacidad de compra, nivel y calidad de vida.
IV-El 40% de todos los ingresos que se generan en Bogotá queda en manos del 7% de su población 491 Mil personas.
V- El ingreso per-capita mensual del grupo pobrede la ciudad es de $51.842, en el grupo rico ese ingreso lo representa $2.529.000, la diferencia es 50 veces mayor a favor del rico.
VI- El indicador GINI para medir la desigualdad entre ricos y pobres representa el 1 el máximo nivel de desigualdad y Bogotá tiene un GINI de 0.64.
VII-“El estudio considera excluido a quien no puede sobrevivir dignamente con sus ingresos o acceder a bienes y servicios sociales básicos, lo cual, de contera, lo margina de los procesos de participación social.
El estudio representa una clara y profunda desigualdad socioeconómica entre los diferentes estratos sociales de la ciudad, que no puede originar una política cultural de pago, por las diferencias en renta, riqueza e ingresos, sustentado en el coeficiente de GINI, que entre más se acerca a uno (1), es más grande la desigualdad, Bogotá lo tiene en el 0.65% por ciento, lo que significa tener una de las ciudades más desiguales de América Latina y el mundo y no tener capacidad de pago los estratos bajos y medios de la alta carga tributaria, que exige un profundo ajuste en variables de renta, riqueza e ingresos. Porque no podemos aceptar que los estratos ricos de la ciudad escondan la evasión de los impuestos como el predial, con la no capacidad de pago de los pobres de la ciudad y de los estratos medios en vías de extinción, quedando las dos categorías clásicas de la ciudad moderna de comienzos del siglo XX: Burgueses y Proletarios urbanos.


imagen
imagen

Bogotá es de lejos la ciudad más rica del país con un ingreso promedio por hogar de 1.600.000 pesos, cuando el promedio nacional (en zona urbana) es de 1.105.000 pesos(*). Además, y exceptuando el singular caso de San Andrés, los bogotanos tienen también el ingreso per cápita más alto: 455.000 pesos (219.000 en el resto del ¿país urbano¿).

Sin embargo, esta es una ciudad preocupantemente desigual, pues el 40 por ciento de todos los ingresos que se generan en Bogotá queda en manos de apenas el 7 por ciento de su población (491 mil personas), según un estudio de la Secretaría de Hacienda Distrital.

El ingreso promedio del 10 por ciento de los hogares más ricos es 28,8 veces más grande que el que recibe el 10 por ciento de los hogares más pobres. En cifras absolutas, mientras la franja de hogares más pobres sobrevive prácticamente con la mitad de un salario mínimo al mes ¿217.949 pesos¿ , los de la franja más rica tienen un ingreso de 6.291.142 pesos.

Más fuerte aún: un 20 por ciento de los hogares bogotanos ¿y que apenas suman 395 mil de los casi dos millones de que hay en la ciudad¿, concentra hoy el 55 por ciento de los ingresos mensuales. Esto quiere decir que si todos los hogares restantes ¿80 por ciento del total¿ se juntaran para reunir la cifra que recibe ese 20 por ciento de hogares privilegiados, no lo lograrían.

Algunas explicaciones al respecto

"Y en el tema del ingreso per cápita las diferencias son aún peores ¿advierte Adriana Rodríguez Castillo, coautora del informe de la Secretaría de Hacienda Distrital¿, "ya que el 10 por ciento más rico de la ciudad, recibe ingresos per cápita que son, en promedio, 49 veces más altos que los del 10 por ciento más pobre".

En cifras llanas: mientras que el ingreso per cápita mensual promedio en la franja más pobre de la ciudad es de 51.842 pesos ¿lo que vale una camisa o una cuenta de Gas Natural¿, en la franja más rica ese ingreso es de 2.529.000.

Esto quiere decir que para que una persona de la franja más pobre logre recibir lo que gana en promedio un miembro de la franja más rica en solo un mes, necesita esperar cuatro años de su vida.

Consuelo Corredor, directora del Departamento de Bienestar Social del Distrito, califica estas diferencias de "inaceptables", y tras recordar que "una cosa es la ciudad de la 26 hacia al norte y otra de la 26 hacia el sur", destaca que "el problema no es tanto de pobreza ¿que en Bogotá se redujo del 48,1 al 43,4 por ciento entre el 2003 y el 2004¿, sino de la distribución de la riqueza".

A lo que añade: "hay muy pocas personas que tienen la propiedad de los activos y eso no se va a resolver solo con más crecimiento económico".

El mapa de la desigualdad

Esta desigualdad se refleja claramente en el mapa por localidades de la ciudad. De un lado, hay zonas como Usme, donde el ingreso per cápita es de 183 mil pesos y donde el 78,3 por ciento de la población está bajo la línea de pobreza: prácticamente cuatro de cada cinco habitantes.

Y por el otro, hay localidades como Chapinero, que no sólo tiene el ingreso per cápita más alto de la ciudad con 1.570.671 pesos ¿el triple que la media de Bogotá y 8,5 veces más alto que el de localidades como Usme y Ciudad Bolívar¿, sino que, además, tiene al 47,6 por ciento de sus hogares dentro de la franja de los más ricos de la capital.

Las diferencias entre localidades también son abismales en términos de niveles de pobreza, pues mientras que en Teusaquillo la franja más pobre tiene un ingreso promedio mensual por persona de 116.529 pesos, en Ciudad Bolívar esa cifra es seis veces inferior: 19.677 pesos: es decir, el precio de una pizza mediana, sin gaseosa.

Usaquén aparece como la localidad con la mayor desigualdad entre ricos y pobres. Y es que allí mientras que el sector más humilde apenas supera los 100.000 pesos de ingreso per cápita mensual, los más pudientes llegan casi a los nueve millones de pesos mensuales.

  • Planeación Nacional establece que cualquier persona que viva en una ciudad y reciba menos de 246.055 pesos al mes, está bajo la línea de pobreza. Y si recibe menos de 97.440, está ya en la indigencia.

Una ciudad de estrato 1, 2 y 3

Pero aunque la ciudad sea menos pobre que el país (donde según algunas fuentes, la línea de pobreza podría superar el 60 por ciento) y tenga una economía mayor que la de muchos países de Centroamérica, los bogotanos son básicamente personas de escasos recursos.

Datos de Planeación Distrital indican que el 84 por ciento de la población de la ciudad está ubicada en los estratos 1, 2 y 3. Los estratos 5 y 6 tienen una población tan pequeña (422 mil personas), que se miden juntos.

Y aquí se vuelve a confirmar el tema de la desigualdad, porque mientras que el gasto mensual de los hogares de estrato 5 y 6 se ubica en un promedio de 6.375.228 pesos, en los hogares de estrato 1, 2 y 3 se gasta entre 791 mil pesos y 1,8 millones mensuales.

Cuestión de distribución

Bogotá está marcada por datos muy reveladores como, por ejemplo, que el 65 por ciento del gasto de los hogares se destina a cubrir alimentación, salud, educación y vivienda. Y vale la pena subrayar que este último rubro ¿que incluye arriendo, cuotas de amortización de la vivienda y servicios públicos¿ constituye el grupo con mayor peso dentro de los gastos del hogar bogotano: 30 por ciento. Mientras que en actividades como ir al cine o a un concierto se gasta apenas el 3 por ciento.

"Otro indicador preocupante ¿señala la investigadora Rodríguez Castillo¿, es el dato de que tres de cada cuatro hogares tiene hoy un gasto por persona en alimentos que es inferior al de una canasta apropiada para cumplir con los requerimientos mínimos nutricionales". Dicho de otra forma, apenas uno de cada cuatro bogotanos se estaría alimentando correctamente.

En este capítulo vuelven a saltar las diferencias entre pobres y ricos, pues mientras lo hogares de menores recursos tienen que destinar el 30 por ciento de sus ingresos a lo más básico: la comida, en los más ricos ese rubro les consume apenas el 12 por ciento.

Por otra parte, 79 de cada 100 pesos que reciben los hogares bogotanos proviene de su trabajo. Pero dado que según cifras de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 33,9 por ciento de las personas que tienen trabajo están ¿subempleadas¿, los impactos de esta inestabilidad se ven duramente reflejados en el gasto en salud y educación.

Más sobre los ingresos

El estudio de la Secretaría de Hacienda Distrital revela que cuando un bogotano ve disminuido su ingreso en un 1 por ciento, reduce los gastos en educación en un 1,54 por ciento y los de salud, en un 1,36 por ciento. Lo cual para la Secretaría Distrital de Hacienda "evidencia la alta vulnerabilidad de los hogares frente a la variabilidad de los ingresos".

Algo aún más grave si se tiene en cuenta que según la Encuesta de Hogares del Dane 2005, apenas un 8,5 por ciento de los bogotanos declara ganar más de cuatro (4) salarios mínimos legales al mes, es decir, más de 1.600.000 pesos. Y el 60 por ciento de los que respondieron la encuesta dice ganar menos de dos salarios mínimos: menos de 800 mil.

Gris panorama que es rematado por el indicador Gini, que mide la desigualdad entre pobres y ricos. En toda Colombia ese indicador es de 0,55, siendo uno (1) el máximo nivel de desigualdad. Y en Bogotá, según los cálculos del último informe de la Secretaria de Hacienda, el indicador Gini es de 0,64(*).